Equipos de Protección Individual

Clases de guantes de trabajo. Como elegir los adecuados para mi empresa

22 de

julio

de 2020

En los espacios laborales, las lesiones y accidentes en las manos suelen ser un problema habitual que pone en riesgo la integridad de los empleados. Las diferentes clases de guantes de trabajo que existen se amoldan a cada necesidad y pueden solucionar estos problemas si elegimos el correcto para cada sector laboral. ¿Cómo hacerlo de forma adecuada? Toda la información necesaria, en esta nota.

 

Clases de guantes de trabajo

 

Los guantes de seguridad forman parte del Equipo de Protección Individual - conforme al Decreto 773/1997 art. 2-  destinados a los trabajadores e indispensables para evitar accidentes y garantizar seguridad en el ámbito laboral.

Se trata de elementos esenciales, confeccionados con diferentes materiales y tecnología que evitan posibles daños como quemaduras, fracturas, arañazos, cortes, golpes, absorción de sustancias químicas peligrosas, contaminación de enfermedades, etcétera.

A partir de esta definición, podemos determinar que los guantes de seguridad son un elemento clave a la hora de prevenir accidentes, ofrecer mayor seguridad al trabajador, así como potenciar su destreza y agarre durante el desempeño de sus funciones.

Luego de una exhaustiva evaluación de los riesgos del trabajo realizado, se debe concluir si es necesario o no el empleo de este elemento de protección. Es decir, si el trabajador expone sus manos y brazos a algún peligro. Si el análisis resulta afirmativo, se deberá elegir entre las siguientes 3 categorías: 

 

few.png

 

Guantes de categoría I

Se trata de  diseños más simples que protegen frente a riesgos calificados como leves: oficios de jardinería, guantes de seguridad para hostelería, guantes que preservan de temperaturas no mayores a los 50°C y aquellos con protección frente a soluciones diluidas de detergentes.

 

Guantes de categoría II

Son aquellos que preservan al trabajador que está expuesto a riesgos graves o muy graves, pero no son mortales. En su mayoría se vinculan a la industria. Algunos ejemplos son: guantes de seguridad para construcción, metalurgia, para trabajos mecánicos y de soldadura, térmicos que no superen los 100°C y aquellos de muy bajas temperaturas.

 

Guantes de categoría III

Su diseño es más complejo y robusto. Deben proteger al usuario de peligros mortales o que puedan perjudicar irreversiblemente su salud.
En esta categoría se incluyen los  trabajos vinculados a la manipulación de productos químicos y tóxicos, sobre todo de la industria farmacéutica, química y metálica, también en galvanoplastia, petroquímica y automotrices. 

 

 

Materiales de guantes de protección

 

Así como existen diferentes categorías de guantes de seguridad vinculadas al tipo de riesgo realizado durante el oficio laboral, también los materiales que los componen son variados y cumplen diversas funciones de protección.

Podemos distinguir entre las siguientes materias primas:

 

Guantes de pieles de animales y sintéticas

Dentro de este tipo de materia prima hallamos los guantes piel de serraje y guantes de piel de flor (zona interna y externa de la piel). Esta última posee tacto más suave y mayor resistencia mecánica. 

También existen los fabricados con pieles sintéticas con resistencia igual o mayor que la piel natural. Los tipos de pieles comúnmente más utilizados para la fabricación de guantes son la piel de oveja, vacuno, búfalo, cabra o cerdo

 

Guantes de fibras textiles

La tecnología y los avances innovadores en la fabricación, han permitido que los guantes de fibras textiles adquieran características de protección muy valiosas y sean elementos óptimos para el desarrollo de numerosas actividades laborales. Las materias primas más usuales son: el algodón, el nylon, el poliéster, la fibra de vidrio o la lycra, entre otras. 

Este tipo de protección suele estar recubierta con diversas composiciones para potenciar la seguridad y lograr un cuidado específico para un sector de trabajo en particular. Estos componentes suelen ser el látex natural, el neopreno, nitrilo y PVC.

 

fw.png

 

Niveles de protección de los guantes de trabajo

Los guantes de protección poseen diferentes niveles, vinculados a las categorías anteriormente descritas. Todos los guantes que pueden comercializarse deben poseer el marcado CE

El conocimiento sobre los diferentes niveles de protección de los guantes es imprescindible para elegir cuales son los más adecuados según el tipo de trabajo. La clasificación de estos niveles va de 0 a 4, de 0 a 5 o incluso de 0 a 6. Cuanto mayor sea el nivel, mayor será la protección.

De esta manera, cada nivel y tipo de guante irá relacionado a la protección y categoría que lo constituye. Por ejemplo, los guantes con marcado EN 388, vinculados a riesgos mecánicos, ofrecen distintas características de seguridad cuyo nivel suele ser de 4 como máximo y 1 como mínimo.

 

Recomendaciones a la hora de proveer a los empleados

El primer paso para seleccionar la clase de guantes de trabajo correspondiente consiste en realizar una evaluación de los riesgos de cada puesto laboral y a partir de ello, gestionar la planificación correcta de una acción preventiva.

También es importante contemplar las tallas de los guantes mediante la medición a través de cinta métrica, para garantizar una protección eficiente y adecuada.



En Motiva CEE contamos con calidad certificada, contamos con plazos de entrega rápidos y confeccionamos uniformes y suministramos EPIs a medida en España, lo cual facilita la comunicación y flexibilidad que las empresas necesitan para contar de manera urgente con sus equipos de trabajo.

Contáctanos y te asesoraremos sobre la clase de guantes de trabajo más adecuados para tus empleados.

 

 

MOTIVA CEE - Body - Post 700x250.png